20/11/12

EE.UU.: Caso O. J. Simpson

El jurado juzga por la popularidad

Fotografía de la detención de O. J. Simpson
Portada de la revisa "Time"
 
En 1992 O.J. Simpson se había divorciado de su esposa, Nicole Brown, quien había acusado a Simpson de haberla maltratado.

Antes de la medianoche del 2 de junio de 1994 Nicole fue encontrada sin vida en compañía de su amigo Ronald Goldman, quien trabajaba como modelo y aspiraba a labrarse una carrera como actor.

Ambos habían sido apuñalados en el domicilio de Nicole, situado en la calle Centinela Avenue, dentro del distrito de Brentwood de la ciudad de Los Ángeles (California).

Los hijos de Nicole y Simpson estaban durmiendo en la planta superior de la casa cuando se produjeron los homicidios.

Goldman recibió diecinueve puñaladas, y Nicole dieciocho, una de las cuales le causó un corte de trece centímetros en el cuello.

Las evidencias encontradas en la escena del crimen sugerían que Simpson era el auto del doble crimen.
 
Nicole Simpson y Ronald Godman yacen muertos en un bosquejo realizado por un artista policial.

El juicio comenzó el 24 de enero de 1995 con la acusación, liderada por Marcia Clark, argumentando que Simpson mató a su mujer en un ataque de celos.

Abrió su caso con una llamada telefónica al 911 (número de emergencias en Estados Unidos) realizada por Nicole Brown en 1989, donde expresaba su miedo a que su marido la maltratase físicamente.

La acusación también presentó a expertos que, a partir de huellas genéticas o de un análisis de las pisadas, situaban a Simpson en la escena del crimen. 

Marcia Clark, fiscal cuya carrera se derrumbó con el caso de O. J. Simpson

A las diez de la mañana del 3 de octubre de 1995, tras sólo tres horas de deliberación y frente a una audiencia televisiva de 150 millones de espectadores, el jurado dio el veredicto de "no culpable".

Titular de Los Angeles Times el día posterior a la absolución de O. J. Simpson

Muchos expertos legales piensan que el proceso de selección del jurado fue crucial para el veredicto final.

Las encuestas demostraban que la opinión sobre la culpabilidad de Simpson eran muy distintas entre la comunidad blanca y la comunidad negra.

La acusación, en vez de realizar el juicio en Santa Mónica, mayoritariamente blanca, lo hizo en Los Ángeles, con un mayor número de afroamericanos. Esto también fue criticado por Bugliosi.

Durante el proceso de selección del jurado, la defensa hizo muy difícil a la acusación elegir a gente de raza blanca, argumentando que rechazar a personas por motivos raciales era algo ilegal.

De acuerdo con los informes de la prensa, la abogada de la acusación Marcia Clarck pensaba que las mujeres, independientemente de la raza, simpatizarían con los casos de violencia doméstica que sufrió Nicole.

Por otro lado, la defensa sugería que las mujeres tendrían más tendencia a absolver, y que las mujeres negras del jurado no serían tan condescendientes con la víctima, una mujer blanca.
 
Kristen Wiig, miembro del jurado del caso O. J. Simpson

De un jurado inicial con un 40% de blancos, 28% de negros, 17% de hispanos y 15% de asiáticos, el jurado final tenía 10 mujeres y 2 hombres, con 8 negros, 2 hispanos, un nativo americano, una mujer blanca con cabello hasta el suelo y otra de piel oscura con cara de india.
 
Dibujo del jurado del juicio a O. J. Simpson por Bill Robles

En suma, no fueron las pruebas las que decidieron el proceso, sino los prejuicios, el racismo, las pasiones y la fama del imputado. Los juicios por jurado son eso: irracionalidad al servicio de la injusticia.
 

Fuente Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario